Tips para entregar un buen Feedback a equipos tecnológicos



Ser un líder tiene múltiples desafíos, uno de los más grandes es tener la capacidad de empoderar a los colaboradores de la mejor manera para sacar la mejor versión de las personas y tener mejores resultados como equipo.


Una de las herramientas claves para una mejora contínua es el feedback, un tipo de retroalimentación que si bien es muy efectiva, debe realizarse de manera correcta para que tenga buenos resultados.


Paulina Soto, Delivery Manager de Imagemaker, lleva más de 3 años liderando equipos en la empresa. Se caracteriza por tener muy desarrolladas sus habilidades blandas que le permiten entablar buenas relaciones con sus equipos de manera lúdica, respetuosa, profesional, pero sobre todo con una sonrisa por delante.

Para Paulina, estas instancias tienen 3 objetivos principales: mejorar la productividad, empoderar a las personas y generar un sentido de pertenencia en la empresa. Conversamos con ella y nos entregó 6 tips para entregar un buen feedback a los talentos:


1. Mantener el feedback personal:


A la hora de hacer una retroalimentación, es clave tener siempre en cuenta que estás tratando con una persona y se debe tener el cuidado necesario para resguardar su integridad. Es prudente que la reunión se haga 1 a 1, cuidando la individualidad y privacidad de cada uno.


2. Empieza con lo bueno


La idea principal del feedback es querer potenciar a las personas, es por eso que primero deben destacarse las cosas positivas y que se hacen bien. Posteriormente señalar las posibles mejoras. De lo contrario, las personas tienden a enfocarse en dejar se hacer lo negativo y no potenciar lo que se está haciendo correctamente.


3. Preocúpate del tiempo y el espacio


Idealmente que la reunión se haga en un espacio donde el colaborador se sienta cómodo.

Es importante tener en cuenta que el encuentro es una conversación, por lo que se debe ir con el tiempo y la disposición a escuchar y dar la oportunidad a las personas a entregar también su punto de vista.


4. Disposición a recibir feedback


Esta instancia también es para que los líderes interpreten qué están haciendo bien o mal. Muchas veces los problemas en el trabajo tienen más de una arista y como guías debemos saber qué necesita la persona de nosotros.


5. No olvidarse del feedforward


Si bien el feedback nos ayuda para evaluar cosas que ya sucedieron, es importante saber qué queremos lograr en el futuro, para ello es importante entregar metas claras y planes de mejora concretos. Es clave hacer un análisis y entregar las herramientas para la mejora.


6. El feedback es constante


Cuando se tiene equipos grandes es difícil que se puedan hacer sesiones largas de feedback, además debemos tener en cuenta que las generaciones más jóvenes tienen maneras distintas de relacionarse y posiblemente una reunión de 1 hora sea un sin sentido para ellos.


Hay una frase que dice “se puede hacer feedback en un minuto si es permanente” Una palmada en la espalda después de una reunión o un simple cumplido de cómo salió una reunión puede ser un feedback constante.


Es importante que los líderes nos desafiemos a encontrar maneras más lúdicas y entretenidas de hacer feedbacks que calcen con las nuevas generaciones. Para ello es clave conocer a los equipos que tenemos a cargo.