La retención de talento requiere más que beneficios



La industria tecnológica ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años, proyectando un crecimiento del 77% para el 2021. Este fuerte aumento trae consigo una gran demanda en el talento digital que muchas veces es difícil de encontrar, alcanzando un 48% de vacantes que no pueden ser cubiertas.


Esto trae consigo una disputa por la contratación de personas capacitadas e inevitablemente una inflación salarial general en el rubro insostenible, que lleva a las empresas a idear formas de diferenciación para poder atraer y retener el talento.


Una fórmula que muchos adoptan es diferenciarse a través de los beneficios, sin embargo, enfocarse solo en ellos puede ser perjudicial para la salud financiera de una empresa y la relación de esta con sus colaboradores.


Una buena práctica y por la que optamos en Imagemaker, es reforzar la cultura y hacerla única y extraordinaria para que todos quienes pasen por la empresa tengan una gran experiencia de inicio a fin.


La cultura la entendemos como el conjunto de rasgos, valores, hábitos e intereses en común entre los Makers que colaboran en nuestra organización. Estas características compartidas fomentan la unión y cooperación entre sí derivando en un gran sentido de pertenencia. Al aumentarlo, la identidad cultural se consolida y como consecuencia se crea una cultura compartida.


Crear una cultura organizacional adecuada es sumamente importante ya que ésta no solamente va a definir las estrategias y estructuras de la organización sino que va a crear una identidad propia la cual permitirá fortalecer la integración y el sentido de pertenencia. Esto genera un gran impacto entre los makers quienes lo proyectarán en la forma que colaboran en su día a día y hacen sus tareas. Como consecuencia los Makers:


  1. Se alinearán con los valores de Imagemaker

  2. Determinarán la identidad externa e interna de la empresa

  3. Al haber un sentimiento de trascendencia contribuirán a promover la cultura

  4. Aumentarán la actitud colaborativa y participativa entre sus pares

  5. Se desenvolverá de manera segura en un entorno de comodidad y confianza que ellos mismos crean

  6. Proyectarán una buena imagen de sí mismos y de la empresa tanto dentro como fuera de la empresa fomentando la atracción de talento

  7. Se reduce la rotación laboral al haber un gran compromiso con la empresa

Finalmente, los beneficios no crean la cultura, pero sí son una consecuencia de ella y deben adaptarse constantemente a los cambios de necesidades y realidades de quienes son partícipes.


TAGS

TOP STORIES